• ¿Cómo se hace el vino de Dehesa de Los Llanos?

    ¿Cómo se hace el vino de Dehesa de Los Llanos?

     Fernando, nuestro Bodeguero, nos explica todo el proceso de elaboración de vino.

    Comienza Octubre y una vez más los racimos de uva de Dehesa de Los Llanos están apunto para la elaboración del vino Cima Mazacruz.

    Es la 1 de la madrugada cuando los trabajadores, dirigidos por Fernando , Responsable de Bodega, comienzan a recoger manualmente la uva. Los encargados de la viña seleccionan cuidadosamente los frutos más apropiados para elaborar un vino de calidad.

    Uva recolectada durante la vendimia 2019 en la Finca Dehesa de Los Llanos.

    Tras haber recolectado los aproximadamente 4.000 Kg. de uva de la variedad Cabernet Sauvignon y con la ayuda de una carretilla elevadora, se disponen a almacenarlos en las cámaras de la bodega. Allí permanecerán durante las próximas 48 horas a una temperatura de 1ºC.

    Tal y como nos explica Fernando, el hecho de recoger y mantener la uva fría es garantía de que tras embotellar el vino se consigan mejores aromas y mayor volumen en boca.

    Transcurrido este periodo, la uva pasa a la despalilladora para retirar los raspones o estructuras herbáceas del racimo. A continuación, la uva se traslada a la mesa de selección. Como se aprecia en la fotografía, son tres personas las que realizan el trabajo manual de separar las hojas y restos de sarmientos de la fruta.

     

    Mesa de selección utilizada en las primeras fases elaboración del vino Cima Mazacruz Tinto.

    Terminado este proceso, vierten los granos enteros dentro de los depósitos, donde se producirá la fermentación y posterior maceración del vino.

    Es de resaltar el hecho de que las parcelas donde actualmente crecen los viñedos  son las mismas que utilizaron los monjes franciscanos en el siglo XVII.

    En la finca contamos además de con la uva Cabernet Sauvignon, con otras variedades mediterráneas como Syrah, Tempranillo, Merlot, Petit Verdot o Graciano, que utilizamos para la elaboración de vinos tintos. También contamos con la variedad Sauvignon Blanc, a partir de la cual se elabora nuestro vino blanco.

    A apenas 300 metros de las 50 hectáreas de viñedo se encuentra la bodega.  Este es un edificio perteneciente al siglo XIX, que ha sido restaurado y equipado con la mejor tecnología en elaboración de vinos y su posterior crianza. Esta última se realiza en barricas de roble francés que proceden de las tonelerías más prestigiosas.

    Los vinos elaborados en Dehesa de Los Llanos son el resultado de una combinación de historia, condiciones, dedicación, coherencia y especialmente, pasión, representando el auténtico espíritu de la empresa.

  • Sauvignon Blanc

     

    Llega septiembre: mes de la vuelta al cole, a la rutina, la feria de Albacete, la vendimia…  Nosotros la hemos comenzado ya, con nuestro Sauvignon Blanc. Es una de las variedades de uva blanca más importante del mundo, y aquí hablaremos un poco más de ella para que la conozcas mejor.

    La Sauvignon Blanc es una variedad de uva francesa, con origen en Burdeos y el Valle del Loira. Respecto a su nombre, proviene de la palabra francesa sauvage, que significa “salvaje”.

    Sus racimos son compactos, de tamaño mediano, con bayas pequeñas. De brotación temprana, la variedad Sauvignon Blanc aguanta bien el frío, y se adapta favorablemente a los suelos nuevos, por eso, es cultivada en casi todo el mundo (a excepción de Asia); podemos encontrar Sauvignon Blanc en: Francia, España, Italia, Argentina, Chile, Sudáfrica, Canadá, Australia… con una mención especial a Nueva Zelanda, donde se ha convertido en la variedad de uva más popular del país, responsable de magníficos vinos blancos.

    Debido a que se cultiva en tantos lugares es difícil hacer mención a sus propiedades, pues estas varían dependiendo del clima y la región. Aunque sus vinos tienden a ser frescos, secos, con una elevada acidez y aromas herbáceos. Suelen consumirse jóvenes.

    La Sauvignon Blanc marida muy bien con los productos del mar, siempre que se cocinen al vapor, o a la plancha y no con complicadas salsas, además de ensaladas y aperitivos. Es perfecto para el verano, como buen blanco fresco. Su temperatura de consumo ronda los ocho grados.

    La Sauvignon Blanc es la protagonista de muchos vinos monovarietales, pero nosotros hemos decidido ensamblarlo con Verdejo, y el resultado, lo podéis comprobar en nuestro Mazacruz Blanco 2016.

     

     

  • ¿Cómo se hace el vino?

    50 de las 10.000 hectáreas de Dehesa de Los Llanos están dedicadas a nuestros viñedos, donde conviven las siguientes variedades: Merlot, Petit Verdot, Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Syrah y Graciano, si hablamos de tintos, y Verdejo Sauvignon Blanc en cuanto a los blancos.

    La fecha en la que se realiza la vendimia cambia según las variedades de la uva: normalmente, las uvas blancas maduran antes. Durante los últimos dos años, debido a las condiciones climáticas y a la sequía, la vendimia se ha adelantado entre siete y diez días. Aunque esto no afecta a la calidad del vino, ya que la uva sigue recogiéndose cuando está madura. Este año calculamos que recogeremos durante la vendimia más de 600 toneladas de uva.

    Primero tiene lugar una vendimia negativa manual, en la que desechamos los racimos que no se ajustan a nuestro estándar de calidad, para, a continuación, realizar la vendimia nocturna: recoger la uva de noche aporta varias ventajas, ya que se aprovechan las temperaturas más bajas del día para que la uva entre fresca a la bodega. ¿Qué se consigue con esto?. facilitar las maceraciones prefermentativas, evitar las oxidaciones, limitar el desarrollo microbiológico y conservar los aromas primarios.

    Una vez seleccionada y recogida la uva, se introduce en los depósitos de fermentación: la uva tinta se mete entera, pues es la piel lo que le da el color al vino, en el vino blanco, por el contrario, se prensa la uva y solo se fermenta el mosto.

    Es en el proceso de fermentación alcohólica en el que el mosto se convierte en vino, gracias a la interacción de la levadura con los azúcares del mosto, lo que provoca etanol.

    Los tintos pasan también por una fermentación maloláctica, que consiste en convertir el ácido málico, más ácido, del vino, en ácido láctico. Se trata de un proceso espontáneo, a temperatura controlada, por medio de bacterias que se encuentran en el vino de manera natural. El resultado es una bebida menos ácida y con más volumen.

    A continuación, el vino descansa un tiempo indeterminado, dependiendo del resultado que se quiera obtener, en barricas de roble francés.

    ¿El resultado? Puedes disfrutarlo degustando nuestros vinos Mazacruz. 

  • Cinco sencillos pasos para acertar con el vino

    Ya tienes el menú preparado, la vajilla de la abuela lista, los invitados esperando y… llega el momento de servir el vino, ¿asustado? No te preocupes, con estos consejos te aseguramos que saldrás airoso del paso.

    MARIDAJE

    La palabra maridaje siempre crea controversia, y es que, al final, qué combinar con qué no deja de ser una cuestión de gustos.

    Hay que pensar en el menú como un todo, una especie de baile de platos que sigue un orden lógico y, al igual que no sirves el postre antes de la carne, tener cuidado a la hora de elegir en qué momento servir cada vino.

    Una buena regla es ir de menos a más, ya que, al contrario, el sabor de los vinos más fuertes opacará a los siguientes.

    Como idea, puedes acompañar el entrante de un blanco o rosado, para seguir con un tinto joven, tras el que puedes atreverte con uno más maduro y reservar los espumosos para los dulces.

    Los vinos, dependiendo de su concentración de alcohol, taninos y su maduración, pueden ser más o menos “intensos”, podemos jugar a equilibrar los platos o a contrastarlos. Además, el vino tiene la capacidad de evocar ciertos sabores, con lo que, si hacemos una ensalada con frutas, podemos acompañarla de un vino afrutado, para que se potencien mutuamente.

    Ante la duda, lee etiqueta o la ficha técnica del vino que has elegido, te ayudará a descubrir con qué acompañarlo.

    ¿CUÁL SERÁ LA TEMPERATURA CORRECTA?

    La idea de que el vino tinto se sirve “del tiempo” proviene de una época en la que no existía la calefacción, así que, a día de hoy, no parece muy aconsejable seguirla.

    Hay que tener en cuenta que, a menos de 5ºC no percibiremos el sabor adecuadamente, y que, si este está demasiado caliente, el alcohol opacará los distintos aromas.

    Debemos enfriar el vino con suavidad, así que nada de usar el congelador. La mejor manera usar una cubitera, en la que mezclaremos agua y hielo, si no… siempre nos quedará la nevera.

    La temperatura idónea dependerá del tipo de vino, a grandes rasgos, podemos seguir esta guía, aunque, una vez más, lo mejor es consultar la ficha técnica, teniendo en cuenta queal servirlo en la copa, su temperatura aumentará entre 1 y 2ºC.

    Rosado, Cava: 6-8ºC

    Blanco joven: 8ºC

    Blanco barrica: 10-12ºC

    Tinto joven: 12-14ºC

    Tinto añejo: 17ºC

    ¿TENGO QUE DECANTAR EL VINO?

    No hay que decantar todos los vinos. De hecho, normalmente solo se hace con los tintos añejos, ya que pueden formar posos o sustancias sólidas en la botella y podemos querer librarnos de ellas. Ojo, esto es normal y no tiene nada que ver con la calidad o condición del vino.

    También podemos decantar un vino joven para oxigenarlo y así sacar a la luz todos sus aromas.

    Para decantar un vino necesitamos, evidentemente, un decantador. Estos tienen una forma ancha, para que el oxígeno entre en todas las moléculas del caldo, con el cuello estrecho, y deben ser de vidrio o cristal.

    Debe mantenerse la botella de vino en posición vertical al menos 24 horas antes de ser decantado, para asegurarnos de que todos los posos se acumulan en el fondo.

    Si lo que queremos es eliminar los posos del vino, deberemos cambiar el vino de la botella al decantador cerca de una luz y con mucho cuidado, para que no se nos cuelen los posos. Inclinaremos levemente la botella y pondremos atención para que no se formen burbujas. En cuanto veamos que los posos se acerquen a la botella, es el momento de parar. Aun así, dejaremos el vino unos minutos en el decantador, así, si se nos ha escapado algún poso, irá al fondo del mismo.

    Si se trata de un vino joven, simplemente queremos airearlo, así que no hace falta ser tan cuidadosos, aun así, procederemos despacio, para no formar burbujas.

    Si tenemos alguna duda, podemos decantar la cantidad equivalente a una copa, así comprobamos la diferencia entre uno y otro y podemos elegir si decantar el vino o no sin miedo a equivocarnos.

    Los Reservas y Gran Reservas pueden decantarse una hora antes de ser disfrutados, con los jóvenes podemos hacerlo con más horas de antelación.

    En cuanto a blancos y rosados, podemos saltarnos este paso, al no ser que sean vinos complejos con mucho tiempo en barrica.

    ¿EN QUÉ COPA LO SIRVO?

    Teniendo en cuenta que existen diferentes copas incluso para disfrutar al máximo de cada variedad de uva, este asunto puede traer de cabeza a más de uno.

    Lo idóneo es que las copas sean de cristal o vidrio fino y completamente transparentes.

    Podemos servir tanto el tinto como el blanco en una copa burdeos o borgoña. Se suelen usar dos tamaños: las más grandes, para el tinto, ya que necesitan más oxigenación. Las pequeñas, para el blanco, que, además suelen tener el tallo más largo para evitar que el vino se caliente.

    Para los espumosos usaremos una copa tipo flauta, que concentrará los aromas y conservará el vino a baja temperatura.

    ¿CUÁNTO LLENO LA COPA?

    Una vez más, depende del tipo de vino que estemos sirviendo:

    Reserva o Gran Reserva: Los vinos con más cuerpo necesitan más oxígeno para poder disfrutarlos en todo su esplendor, así que no pasaremos del tercio de la copa.

    Tintos jóvenes, rosados o blancos con barrica: En este caso, podremos ser generosos y llenar la copa hasta la mitad.

    Vinos blancos, una vez más, un tercio de la copa, evitando así que se caliente.

    Vinos espumosos: Esta vez, nos quedaremos a un centímetro del borde de la copa, para poder disfrutar de las burbujas.

     

    Resuelto todo esto, nos quedaría el paso más importante: brindar con nuestros seres queridos, abrir todos nuestros sentidos y disfrutar.

     

  • Jueves de Cocinillas

    Hace unos meses, la gente del festival de cine de Albacete, Abycine, nos propusieron ser el vino oficial del festival; ya que, entre otros motivos, Mazacruz es el único vino que se realiza dentro del recinto municipal de la ciudad.

    Gracias a este evento conocimos a Mamen, el alma de Flow Cooking, empresa encargada del catering y ahí surgió una historia de amor, al menos, por nuestra parte. La mezcla de su creatividad y los productos que nosotros aportamos fue una explosión para los paladares. Estos cigarrillos de miel de romero y nueces son solo un ejemplo.

    Flow Cooking es un Centro de Ocio gastronómico, en el que, además de otros eventos, se realizan cursos de cocina. Entre ellos, sus ya famosos #JuevesDeCocinillas, que Dehesa de Los Llanos patrocinamos este mes de enero.

    La idea consiste en aportar un vino Mazacruz y hacer una receta influenciada por los aromas del vino elegido, acompañados de buena gente,ingredientes de calidad, música y risas.

    El calendario será el siguiente:

    11 de enero: Mazacruz Cima Tinto 12 inspira recetas con queso,

    18 de enero: Mazacruz Cima Blanco acompaña las recetas con salmón,

    25 de enero: Mazacruz monovarietal Cabernet Sauvignon se merece unas recetas con estofado.

    Las citas son a las 20.30 en la Calle Calderón de la Barca 23, Albacete

    Una persona: 25 euros, dos, 40 euros.

    ¿Quedamos?

    Nosotros ponemos el vino.