• Beneficios del aceite de oliva

    Sí, sabemos que lo sabéis, el aceite de oliva, además de un pilar fundamental de nuestra dieta mediterránea, nos aporta múltiples beneficios, nos cuida por dentro y eso, inevitablemente, se nota por fuera.

    En este post recordamos cinco de las propiedades que este aceite nos regala y, recordad, que para aprovechar todo su potencial, es importante consumir aceite de oliva virgen extra.

     

    • CONTROLA EL COLESTEROL

    La mayoría del colesterol que hay en nuestro cuerpo proviene de lo que comemos, por eso es tan importante cuidar nuestra alimentación. El cuerpo necesita algo de colesterol para funcionar bien, pero demasiado puede obstruir nuestras arterias: existen dos tipos de colesterol, el “bueno” y el “malo”

    El “Malo” (LDL) colapsa, poco a poco, nuestras arterias… menos mal que tenemos al “bueno” (HDL), que transporta al “malo” hacia el hígado, para que allí se elimine.

    El aceite de oliva, sobre todo si es virgen extra, contiene ácido oleico, polifenoles y vitamina E, que potencian los efectos del colesterol “bueno” y ayuda a eliminar el “malo”.

    • CUIDA TU CEREBRO

    No es que nos haga más listos, pero sus grasas monoinsaturadas previenen contra el desarrollo cognitivo, con lo que también es efectivo contra el alzheimer. Esto se consigue evitando el daño que producen los radicales libres (las moléculas que estropean las células).

    • ALIVIA LOS DOLORES ARTICULARES Y MUSCULARES

    El aceite de oliva contiene oleocantal, que inhibe la actividad de las enzimas que causan inflamación, por lo que actúa como antiinflamatorio (sí, como el ibuprofeno), con lo que nos ayuda a aliviar los dolores articulares y musculares, además de prevenir la artritis reumatoide. Si ya tienes esta enfermedad, el aceite te ayudará a atenuar sus efectos.

    Por otro lado, lo puedes usar directamente sobre la piel, masajeando los músculos, después de hacer deporte. Si lo mezclas con sal, hacen un tándem infalible para luchar contra los dolores musculares y oseos: agradécelo a los polifenoles, que son un antioxidante excelente. Esta “pomada” natural tarda unos días en comenzar a hacer efecto, así que lo mejor es usarla de manera preventiva.

    • HIDRATA LA PIEL

    Los ácidos grasos naturales y las vitaminas E y K serán nuestros aliados contra el envejecimiento prematuro, ya que hidratan  y combaten la sequedad. Además de ingerirlo, podemos, una vez más, aplicarlo directamente en la piel. El aceite de oliva es sumamente eficaz contra las cicatrices, arrugas o marcas, y seguramente más barato que esa crema que usa tu actriz favorita.

    • PROTEGE CONTRA EL CÁNCER

    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el oleocantal (sí, ese ibuprofeno natural) es capaz de acabar con las células cancerígenas sin dañar las demás. Por otro lado, los polifenoles ayudan a combatir el cáncer de mama en sus fase más agresivas. Las investigaciones de la relación entre el aceite de oliva y la prevención y tratamiento del cáncer continúan; pero una cosa es segura: nuestro querido aceite es un gran aliado para nuestra salud.

     

    Recuerda, si quieres disfrutar de todos estos regalos que el aceite de oliva le hace a tu cuerpo, elige virgen extra y… ¡a disfrutar mientras te cuidas!

     

  • Sobre nuestros quesos, y su leche cruda

    Dehesa de Los Llanos cumple con altos estándares de calidad.

    Nuestra producción está totalmente integrada: somos agricultores, ganaderos y queseros. Cuidamos minuciosamente todos los procesos que integran este proyecto, desde la alimentación de los animales, su bienestar, el ordeño y su proceso higiénico, así como todas las fases de fabricación.

    Nuestra quesería utiliza exclusivamente leche de la propia ganadería y somos muy rigurosos con los procesos de fabricación. Se trata de un producto que no lleva ningún tratamiento térmico y por ello la leche mantiene intactas todas sus propiedades. Obtenemos un resultado único, con todos los aromas y sabores que aporta la leche cruda y con propiedades alimentarias añadidas, ya que las vitaminas liposolubles (A, D y E) permanecen intactas, favoreciendo la asimilación del calcio. Esto no ocurre en los quesos pasteurizados.

    A partir de los primeros 60 días de maduración la destrucción de los gérmenes nocivos se lleva a cabo de manera natural, y el riesgo disminuye cada día extra que pasa, hasta ser prácticamente inexistente. Nuestras tres curaciones son quesos madurados que salen a la venta tras este periodo.

    Por otro lado, toda nuestra producción está controlada por el laboratorio de la Denominación de Origen, quien analiza y certifica la sanidad y calidad de nuestro queso; además tenemos las certificaciones BRC e IFS.

    En nuestro procedimiento de control interno se examinan todas las partidas para comprobar la ausencia de patógenos como E. Coli, estafilococos, Listeria y Salmonela. A lo que se suma el minucioso análisis de laboratorios independientes, dándonos una garantía absoluta.

     Consumir nuestro queso no solo es saludable, es seguro.

  • Usos y beneficios de la lavanda

    La flor de lavanda es originaria del Norte de África y del Mediterráneo. No solo es bonita, sino que tiene multitud de propiedades. Civilizaciones tan antiguas como los egipcios, árabes y fenicios ya usaban la lavanda en sus rituales funerarios, como las momificaciones, y en la creación de perfumes. Los griegos, persas y romanos tomaron ejemplo, y, con el fin de purificar su piel, la añadían en sus baños.

    La teoría más consistente sobre la etimología de la palabra “lavanda” dice que proviene del latín “lavare.”, que significa, “lavar”. También es posible que provenga del vocablo latino livere, que quiere decir “azulado”. Sea como sea, nuestros antiguos no se equivocaban. La lavanda, usada de múltiples maneras, es capaz de limpiar tanto nuestro cuerpo como nuestra mente.

    Las flores pueden meterse en saquitos y utilizarse como aromatizante, o usarse en infusiones con múltiples beneficios. Otra de las maneras en las que podemos disfrutar de las bondades de la lavanda, es en forma de aceite esencialEstas son algunas ideas y lo que conseguiremos con ellas:

    •          Prevenir la caída del cabello:

    La lavanda tiene la capacidad de promover el crecimiento y la regeneración del cuero cabelludo. Para ello podemos hacer una mascarilla añadiendo unas gotas de aceite esencial de lavanda en aceite de oliva.

    •          Disminuir la sensación de dolor:

    Si sentimos dolores reumáticos o musculares, unas gotas de aceite esencial diluidas en aceite de oliva nos aliviarán el malestar. Si lo que nos molesta son los pies, también podemos añadir unas gotas a una palangana rellena de agua tibia y descansar

    •          Aliviar el resfriado, gripe, tos o asma:

    Para respirar mejor, podemos añadir aceite en un respirador o un inhalador.

    •          Antiséptico:

    Si estamos sangrando, unas gotitas en la herida ayudarán a limpiarla evitar infecciones e incluso detener la hemorragia.

    •          Antiinflamatorio:

    Para tratar, por ejemplo, un esguince, podemos añadir unas gotas en un aceite base, como aceite de almendras, y masajear la zona.

    •          Tratar la ansiedad, estrés, depresión o insomnio.

    Simplemente haremos uso de su relajante aroma, mediante un difusor o incluyendo unos mikados en el frasquito.

    •          Picores cutáneos

    Mezclando la esencia, con agua fría, en un atomizador.

     

    CUIDADOS Y CONTRAINDICACIONES

    •          No usar directamente sobre la piel. Hay que diluirlo en agua u otros aceites esenciales.
    •          Antes de su primer uso tópico, realizar una prueba en la piel para prevenir posibles alergias o irritaciones.
    •          No ingerir.

     

    Después de estos consejos, ya podéis sacar el máximo provecho a los múltiples beneficios de la lavanda.