• Beneficios del aceite de oliva

    Sí, sabemos que lo sabéis, el aceite de oliva, además de un pilar fundamental de nuestra dieta mediterránea, nos aporta múltiples beneficios, nos cuida por dentro y eso, inevitablemente, se nota por fuera.

    En este post recordamos cinco de las propiedades que este aceite nos regala y, recordad, que para aprovechar todo su potencial, es importante consumir aceite de oliva virgen extra.

     

    • CONTROLA EL COLESTEROL

    La mayoría del colesterol que hay en nuestro cuerpo proviene de lo que comemos, por eso es tan importante cuidar nuestra alimentación. El cuerpo necesita algo de colesterol para funcionar bien, pero demasiado puede obstruir nuestras arterias: existen dos tipos de colesterol, el “bueno” y el “malo”

    El “Malo” (LDL) colapsa, poco a poco, nuestras arterias… menos mal que tenemos al “bueno” (HDL), que transporta al “malo” hacia el hígado, para que allí se elimine.

    El aceite de oliva, sobre todo si es virgen extra, contiene ácido oleico, polifenoles y vitamina E, que potencian los efectos del colesterol “bueno” y ayuda a eliminar el “malo”.

    • CUIDA TU CEREBRO

    No es que nos haga más listos, pero sus grasas monoinsaturadas previenen contra el desarrollo cognitivo, con lo que también es efectivo contra el alzheimer. Esto se consigue evitando el daño que producen los radicales libres (las moléculas que estropean las células).

    • ALIVIA LOS DOLORES ARTICULARES Y MUSCULARES

    El aceite de oliva contiene oleocantal, que inhibe la actividad de las enzimas que causan inflamación, por lo que actúa como antiinflamatorio (sí, como el ibuprofeno), con lo que nos ayuda a aliviar los dolores articulares y musculares, además de prevenir la artritis reumatoide. Si ya tienes esta enfermedad, el aceite te ayudará a atenuar sus efectos.

    Por otro lado, lo puedes usar directamente sobre la piel, masajeando los músculos, después de hacer deporte. Si lo mezclas con sal, hacen un tándem infalible para luchar contra los dolores musculares y oseos: agradécelo a los polifenoles, que son un antioxidante excelente. Esta “pomada” natural tarda unos días en comenzar a hacer efecto, así que lo mejor es usarla de manera preventiva.

    • HIDRATA LA PIEL

    Los ácidos grasos naturales y las vitaminas E y K serán nuestros aliados contra el envejecimiento prematuro, ya que hidratan  y combaten la sequedad. Además de ingerirlo, podemos, una vez más, aplicarlo directamente en la piel. El aceite de oliva es sumamente eficaz contra las cicatrices, arrugas o marcas, y seguramente más barato que esa crema que usa tu actriz favorita.

    • PROTEGE CONTRA EL CÁNCER

    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el oleocantal (sí, ese ibuprofeno natural) es capaz de acabar con las células cancerígenas sin dañar las demás. Por otro lado, los polifenoles ayudan a combatir el cáncer de mama en sus fase más agresivas. Las investigaciones de la relación entre el aceite de oliva y la prevención y tratamiento del cáncer continúan; pero una cosa es segura: nuestro querido aceite es un gran aliado para nuestra salud.

     

    Recuerda, si quieres disfrutar de todos estos regalos que el aceite de oliva le hace a tu cuerpo, elige virgen extra y… ¡a disfrutar mientras te cuidas!

     

  • Sobre nuestros quesos, y su leche cruda

    Dehesa de Los Llanos cumple con altos estándares de calidad.

    Nuestra producción está totalmente integrada: somos agricultores, ganaderos y queseros. Cuidamos minuciosamente todos los procesos que integran este proyecto, desde la alimentación de los animales, su bienestar, el ordeño y su proceso higiénico, así como todas las fases de fabricación.

    Nuestra quesería utiliza exclusivamente leche de la propia ganadería y somos muy rigurosos con los procesos de fabricación. Se trata de un producto que no lleva ningún tratamiento térmico y por ello la leche mantiene intactas todas sus propiedades. Obtenemos un resultado único, con todos los aromas y sabores que aporta la leche cruda y con propiedades alimentarias añadidas, ya que las vitaminas liposolubles (A, D y E) permanecen intactas, favoreciendo la asimilación del calcio. Esto no ocurre en los quesos pasteurizados.

    A partir de los primeros 60 días de maduración la destrucción de los gérmenes nocivos se lleva a cabo de manera natural, y el riesgo disminuye cada día extra que pasa, hasta ser prácticamente inexistente. Nuestras tres curaciones son quesos madurados que salen a la venta tras este periodo.

    Por otro lado, toda nuestra producción está controlada por el laboratorio de la Denominación de Origen, quien analiza y certifica la sanidad y calidad de nuestro queso; además tenemos las certificaciones BRC e IFS.

    En nuestro procedimiento de control interno se examinan todas las partidas para comprobar la ausencia de patógenos como E. Coli, estafilococos, Listeria y Salmonela. A lo que se suma el minucioso análisis de laboratorios independientes, dándonos una garantía absoluta.

     Consumir nuestro queso no solo es saludable, es seguro.

  • Quesos para ver el Mundial

  • Curiosidades sobre la arbequina

    En España, tierra de olivos, se cultivan más de 250 variedades de aceitunas, no en vano el aceite de oliva es una de las bases de la dieta mediterránea, de la que tan orgullosos estamos. A continuación os contamos todo lo que hay que saber sobre una de las variedades más solicitadas: la Arbequina

     

    PROCEDENCIA

    El olivo arbequina es de origen palestino. Se dice que, durante el siglo XVII el duque de Medinaceli introdujo esta variedad en España, concretamente en Arbeca (Lleida), localidad en la que el duque tenía su castillo, y que da nombre a tan famoso aceite. Actualmente, la mayoría de los olivos de esta especie en nuestro país se encuentran en Cataluña y Aragón, aunque cada vez hay más en comunidades como Castilla La Mancha o Andalucía. Una de las características de la arbequina es que resiste tanto el frío como  la sequía, por eso, para un clima continental, como el albaceteño, es perfecta.

    CARACTERÍSTICAS

    El olivo que da la arbequina posee un aspecto muy parecido al resto de variedades, aunque su ramaje es ligeramente más despoblado; también se caracteriza por su color verde oscuro. La oliva es muy pequeña, más de lo normal, normalmente pesa entre uno y dos gramos. A cambio, es una de las más grasas y productivas, con un 20% de rendimiento del fruto. Por este motivo la arbequina se usa, sobre todo, para la elaboración de aceite.

    SABOR

    El aceite de arbequina posee un sabor muy afrutado, dulce y ligeramente picante. Se puede combinar prácticamente con cualquier tipo de comida, aunque se recomienda sobre todo comerlo crudo, acompañando ensaladas o postres, ya que no oculta el sabor del resto de ingredientes. Además, ayuda a eliminar el colesterol “malo” y potencia el “bueno”. Si unimos esto a sus cualidades como antioxidante, debido a su alto contenido de vitamina E, tenemos un alimento no solo delicioso, sino con muchas propiedades beneficiosas para el organismo.

    CONSERVACIÓN

    Para aprovechar debidamente todas estas cualidades, es muy recomendable que el procedimiento mecánico se realice en frío, lo que mantendrá intactas todas sus características organolépticas, es decir, que podemos percibir a través de nuestros sentidos. Para su debida conservación, el envase deberá ser de vidrio de un material oscuro, para evitar la oxidación provocada por el sol y, preferiblemente, de una capacidad menor a un litro, lo que ayudará a mantenerse estable.

  • Los 28 mejores quesos del mundo de la historia reciente

    Leer la noticia completa en ABC

    Este miércoles, un jurado de expertos elegirá el mejor queso del mundo de este año 2016. Es el gran premio del World Cheese Awards, una reunión de productores y expertos que habitualmente se celebra en Birmingham. En 2009 viajó Las Palmas de Gran Canaria. Este año, durante tres días, del 16 al 18 de noviembre, el centro mundial del queso (o, de forma más precisa, del International Cheese Festival) será el Centro Kursaal, en San Sebastián.

    La directora de esta edición del festival es Luisa Villegas, coordinadora de la asociación Artzai Gazta, que aúna a 116 pastores dedicados a la elaboración de queso con leche cruda de su propio rebaño de oveja latxa.

    Leer más

  • Propiedades de las nueces

    Persia fue la cuna de los nogales del mundo, aunque este dato no está del todo claro. Lo que sí se sabe es que ya existían en el año 7000 A.C, y que los romanos lo consideraban unalimento de los dioses.

    Se cultiva tanto en Asia y Europa como en América, donde las nueces de California han conseguido fama mundial.

    Seguramente, el secreto de su éxito en tantas épocas y tantos lugares, se deba a sus muchas propiedades. Que si bien ahora podemos demostrar científicamente, nuestros antepasados debían, al menos, de intuir, ya que llevan usándose como medicina durante miles de años. Entre ellos tenemos:

    Cuidado de la salud cardiovascular:

    Las nueces proporcionan múltiples beneficios al corazón, gracias al aminoácido l- arginina. Un puñado de nueces al día reduce razonablemente la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares, así como la posibilidad de sufrir un ictus.

    Fuente de Omega 3:

    Las nueces contienen grasas de origen vegetal omega 3 ácido alfa-linolénico, que actúa como anttinflamatorio y ayuda a prevenir el colesterol. El Omega 3 es, además, un poderoso neuroprotector.

    Potente antioxidante:

    De hecho, son el fruto seco con más poder antioxidante. Estos actúan contra el envejecimiento al combatir los radicales libres, causantes del deterioro relacionado con la edad. Se cree que, hasta el 90% de los antioxidantes que poseen las nueces se encuentran en la piel de las mismas.

    Mejoran la salud reproductiva masculina:

    No solo aumentan la calidad del esperma, ya que mejoran la morfología y movilidad de los espermatozoides, sino que ralentizan el desarrollo del cáncer de próstata.

    Menor riesgo de cáncer:

    Además de ser efectivas contra el cáncer de próstata, los estudios muestran también resultados muy positivos a la hora de reducir y combatir el cáncer de mama, gracias al Omega 3 y a la vitamina E de este poderoso fruto seco.

    Control del colesterol:

    Aunque esto está comprobado científicamente, no se sabe muy bien el motivo. Los estudiosos creen que puede deberse a que  los fitoesteroles, que contienen estos frutos secos, bloquean la absorción del colesterol en el intestino.

    Ayudan a no engordar:

    La fibra de las nueces provoca un gran efecto saciante, lo que nos ayuda a mantener la línea a largo plazo. Además, según un estudio de la Universidad de Barcelona, incorporar nueces a la dieta produce un aumento de serotonina que, además de ponernos de buen humor, reduce la sensación de hambre y combate la obesidad abdominal.

    Mejor salud cerebral:

    Hace años se creía que el consumo de nueces aumentaba la inteligencia, debido a su parecido con el cerebro. Hoy, se sabe que la vitamina E, el ácido fólico, la melatonina, los Omega 3 y los antioxidantes son compuestos neuroprotectores. Esto quiere decir que las nueces mejoran el razonamiento inferencial, la función cognitiva y retrasan el envejecimiento cerebral.

    Eficaz contra la diabetes:

    Al tener un índice glucémico bajo, reducen los niveles de insulina en personas con diabetes tipo 2 . Además, las mujeres que consumen nueces tienen menos riesgo de sufrir esta enfermedad.

    Con un puñado de nueces al día es suficiente para beneficiarse de sus efectos positivos, y es que la mezcla de proteínas, fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes de estos frutos secos es todo un regalo de la naturaleza.

    En Dehesa de Los Llanos estamos terminando la cosecha de este año, y nuestras estrellas son las nueces Chandler.

    Las hemos elegido por su gran tamaño, color suave, alta calidad y lo fácil que resulta abrirlas sin que el fruto se rompa. Además, los nogales Chandler son de las variedades más productivas de la especie.

    Si quieres aportar nueces a tu dieta, además de comerlas crudas puedes añadirlas a yogures, ensaladas o platos como el cuscús. Si te apetece algo más sofisticado, tenemos un par de ideas para incluirlas en tus desayunos o postres: atrévete con un untuoso de mantequilla o el frechipán de nueces. No te van a dejar indiferente.