• 10 curiosidades sobre la oveja manchega

    Para nosotros, es la reina indiscutible de Dehesa de Los Llanos, pero puede que tú no estés tan familiarizado con ella. Te contamos diez curiosidades, que es posible que no conozcas, sobre la oveja manchega.

    1. La oveja de raza manchega toma su nombre, como no podía ser de otra manera, de la región de La Mancha. Pese a lo que mucha gente piensa, el territorio de La Mancha no coincide completamente con la comunidad de Castilla-La Mancha, sino que comprende gran parte de las provincias de Toledo, Ciudad Real, Albacete y Cuenca. (Guadalajara quedaría totalmente fuera). La altitud media de la región es de unos 600 metros sobre el nivel del mar, el clima es mediterráneo continentalizado, con inviernos muy fríos y veranos muy cálidos. Las lluvias son escasas, y se concentran en otoño y primavera.

    2. Aunque la mayoría de ovejas de raza manchega se encuentran en Castilla-La Mancha, podemos encontrar ejemplares en Madrid, Valencia o Castilla y León, de hecho, hay ovejas manchegas en prácticamente todo el territorio español, incluso en Portugal.

    3. Es posible que tengan dos protuberancias en el cuello, reciben el nombre de mamellas y, la verdad que es una característica meramente estética. No tienen ninguna utilidad y, no hay diferencias significativas entre las ovejas que las poseen y las que no, más allá de las propias mamellas.

    4. La leche de oveja tiene un sabor más fuerte que la de vaca, pero, también es más digestiva, aporta más nutrientes , tiene más calcio, proteínas y grasas y es muy rica en hierro. La mayor parte de la leche de oveja se destina a la producción de queso manchego.

    5.La oveja manchega desciende de la raza Ovis Aries Ligeriensis, raza originaria de Europa Central que, tras atravesar los Pirineos y cruzar Aragón y Castilla y León, se asentó en La Mancha. Los pastores locales no permitieron que la raza se mezclara con otras, para mantener su pureza, pero de la Aries Ligeriensis provienen también otras razas de ovejas, como la aragonesa.

    6. La lactación de la oveja manchega dura 150 días, en los que produce 180 litros de leche. Cada oveja puede dar al año unos 250 litros de leche.  Durante la última década, esta cantidad ha ido progresivamente en aumento, gracias a la mejora del rendimiento y de la raza. La mayor parte de esta leche está destinada a la producción de queso manchego.

    7. El pastoreo de la oveja manchega se produce durante todo el año, como consecuencia, la dieta principal de estas ovejas se basa en los recursos naturales de las zonas que habitan (aunque se complementa con raciones de concentrados). Debido a la diversidad de los pastos, de un rebaño a otro la leche adquiere aromas y matices diferentes. Por otro lado, el pastoreo resulta muy positivo para el terreno, ya que el ganado mantiene limpia la vegetación, al comerse las malas hierbas y las hierbas más secas, lo que ayuda a evitar los incendios forestales.

    8. Dentro de la raza de oveja manchega, hay dos variedades: blanca y negra. Aunque, más allá del color, no hay ninguna diferencia entre ellas. La variedad negra está calificada como Raza Autóctona en Peligro de Extinción en el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España. 

     

    9. De la oveja manchega procede el excelente cordero manchego, que se agrupa bajo una Indicación Geográfica Protegida.

    10.El queso manchego se fabrica, exclusivamente, con leche de oveja manchega, que puede ser cruda o pasteurizada. Si ha sido elaborado con leche cruda, aparecerá la palabra “artesano” en la etiqueta comercial.

     

  • Dehesa de Los Llanos apuesta por la innovación en el sector ganadero

     

    El pasado 5 de julio llegó a su fin el proyecto Aditiva, cuyo objetivo es la investigación y desarrollo de nuevas formas de control reproductivo para ciervos y pequeños rumiantes, mejorando la sostenibilidad del sector agrario. Este hecho pone a Dehesa de Los Llanos, una vez más, a la vanguardia del sector ganadero y agrario.

    Los rumiantes son animales con una alta estacionalidad en sus ciclos reproductivos. Dependen de la luz para aparearse y reproducirse. Así, la melatonina, molécula asociada a la fotorecepción, cumple un importante papel en la estacionalidad reproductiva de ciervos, ovejas o cabras.  

    Al tratar con melatonina a estos animales se mejoran sus índices reproductivos. El proyecto Aditiva evalúa la efectividad de las diferentes vías de aplicación, como son los implantes o la ingesta oral.

    Por otro lado, la leche enriquecida resultante del tratamiento con melatonina es altamente beneficiosa para el ser humano.

    En el proyecto Aditiva, creado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), de la mano del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), participan, además de Dehesa de Los Llanos, la Universidad de Castilla La Mancha, Medianilla S.L. y Marantona S.A.

    No es la primera vez que Dehesa de Los Llanos participa en una investigación de este nivel, también fue pionera en eliminar la lisozima de huevo, presente en la mayoría de los quesos de pasta dura.

    Esta investigación, realizada de manera conjunta con la Universidad de Castilla – La Mancha y con el respaldo de la Unión Europea encontró solución a un problema frecuente en la industria láctea. La contaminación por microorganismos, causantes de la hinchazón butírica, obliga a añadir lisozima de huevo, con lo que las personas alérgicas al huevo no podían degustar estos quesos.

    En la búsqueda de una solución y de un queso más natural sin aditivos, descubrieron que, incluyendo en la alimentación de la cabaña de ovejas de pura raza manchega un conjunto equilibrado de plantas aromáticas autóctonas y cultivadas en la propia finca, se elimina de forma natural la actividad bacteriana, evitando añadir lisozima de huevo.